Dieta postoperatoria de la Plicatura Gástrica y la Manga Gástrica

Dr. Juan Carlos Andueza
Posted in Uncategorized

9b55d96c13f77544d0a39ac6884228ed

Una de las inquietudes más importantes mis pacientes es sobre la dieta que se debe llevar después de la cirugía de manga gástrica y plicatura gástrica. Sus dudas abarcan desde cuánto pueden comer, que pueden comer, que no pueden comer, durante cuánto tiempo llevarán dieta especial, si alguna vez podrán comer “normalmente”, etc.

 

La dieta postoperatoria de la cirugía gástrica es obligatoria por dos principales razones: para reducir al máximo las posibilidades de una complicación y dar entrada al comienzo de un nuevo estilo de vida y de hábitos alimenticios que el paciente debe adoptar. Esto no quiere decir que el paciente no podrá comer alimentos normales, eventualmente lo podrá hacer solo que en porciones pequeñas y saludables.

 

NOTA: El objetivo de este post es darle una idea general de que lo se debe esperar en relación a la dieta postoperatoria de la manga gástrica y la plicatura gástrica, sería impráctico para usted que diéramos todos los detalles por este medio, así que es importante hacerle saber que el NUTRICIONISTA es el encargado de dirigir la dieta.

 

A continuación describiremos las distintas etapas de la dieta post-operatoria:

 

Fase 1: Primer Semana

 

En ésta primera fase posterior a la cirugía, se maneja una Dieta de Líquidos Claros, con esto nos referimos a cualquier líquido transparente y no muy espeso para que no se acumule en el estómago del paciente y provoque molestias o aumento de la presión dentro de éste. Pueden ser bebidas hidratantes (Gatorade®), tés (Lipton®) agua con saborizantes, caldos, jugos, gelatina, etc. Y claro agua simple. Ésta dieta inicia a las 24 horas de haber sido operado.

 

Es muy importante hacer hincapié en que se requiere un total apego del paciente a la dieta líquida estricta, no es válido pensar en que el apego será del 80%, ni siquiera el 99% es aceptable. Se requiere un apego total porque cualquier alimento fuera de la dieta líquida que se llegue a ingerir implica un riesgo agregado y elevado de desarrollar complicaciones; ya que al introducir un alimento sólido en el estómago recién operado podría provocar un aumento de la presión dentro de éste órgano.

 

Puede parecer difícil apegarse a ésta dieta líquida, pero no lo es en realidad ya que aquel paciente que requirió de una dieta preoperatoria sabe que no es tan difícil como suena. E incluso el paciente que no haya requerido hacerla antes de la cirugía no tendrá dificultad en seguirla pues el procedimiento estará “trabajando” por él dando una restricción importante desde el primer sorbo de agua.

 

Durante ésta etapa y las siguientes es recomendado tomar al menos 2 litros de agua al día. Al inicio, justo después de la cirugía, le será difícil al paciente ya que la restricción en su estómago será mayor por la inflamación de éste. Una buena estrategia es hacerlo dando pequeños tragos de forma constante durante todo el día.

Desde entonces y hasta después de la 4ta semana hay que evitar cualquier alimento irritante como el café, cítricos, salsa de tomate, refrescos, cerveza, o cualquier bebida con gas, etc. para evitar que existan síntomas como reflujo y acidez o al menos para disminuirlas al máximo posible. Ya que es justo decir que es probable que incluso evitando dichos líquidos exista acidez en mayor o menor grado.

 

La gran mayoría de los grupos bariátricos piden al paciente que se enfoque en consumir líquidos bajos en calorías o grasas. Sin embargo en base a nuestra experiencia consideramos que esto no es necesario seguirlo de forma estricta durante la primer semana ya que tomando en cuenta que la ingesta de calorías y nutrientes será limitada, nos parece muy “agresivo” reducir aún más estas fuentes de energía y más en esta etapa en la que el paciente se siente algo cansado por estar recuperándose del procedimiento.

 

Fase 2: Segunda y Tercer semana

 

Para este momento, la gran mayoría de los pacientes están completamente adaptados y satisfechos con el hecho de estar bajo una dieta líquida temporal. Entonces se comienza una Dieta de Líquidos Completos, con esto nos referimos a líquidos ya más densos y pesados como: licuados altos en proteínas, sopas, cremas, etc. Cualquier líquido no irritante, sin alcohol o gas es admisible en ésta etapa. Es importante que el paciente tome 2 litros de agua al día para mantenerse bien hidratado.

 

Lo más importante en ésta etapa será el ingerir cantidades adecuadas de proteínas en forma líquida. Las mejores fuentes líquidas de proteína son los suplementos de proteínas del suero de la leche en polvo (Ensure) y los caldos de res, pollo y mariscos. El objetivo será ingerir entre 50 y 70 gramos de proteína por día de aquí en adelante. Cuando se sienta lleno, detener la ingesta de alimentos.

 

Fase 3: Cuarta semana

 

32ca24d44c0ec1b8286262b87c15075f_puré-de-papa

Ésta es la última fase del proceso de adaptación posterior a la cirugía antes de ingerir dieta normal o sólida, una Dieta de papillas, ésta dieta incluye cualquier alimento que se pueda hacer papilla o su consistencia sea suave es recomendable: verduras, pollo, res, frutas, huevo, requeson, etc. Es importante que siempre se vigile el contenido calórico de los componentes de la papilla.

 

En ésta etapa el paciente tendrá que ir experimentando con los diferentes alimentos poco a poco para conocer cómo reacciona su estomago e ir introduciendo alimentos nuevos uno a la vez para saber cuáles asimila bien y cuales le causan molestias como distensión o náusea y seguir así hasta poder llegar a una dieta sólida.

Fase 4: Primer mes después de la cirugía

 

Valoración-de-una-dieta

Después de las 3 fases de adaptación, se pasa finalmente a la Dieta sólida.

 

Desde este momento en adelante, masticar el alimento muy bien será un hábito alimenticio muy importante que deberá ser adoptado por todo paciente que quiere obtener los mejores resultados posibles de su cirugía y este es un paso sencillo, sin embargo difícil de seguir, pero hará una enorme diferencia en el largo plazo tanto en los resultados finales con la pérdida de peso así como para tener una recuperación sin incidentes

 

Deberás masticar cada bocado entre 20 y 30 veces para evitar molestias innecesarias y percibir la señal de saciedad en el momento adecuado para evitar comer más de lo necesario. Las porciones no deberán ser más grandes que la palma de la mano del paciente.

 

Si el paciente se siente listo puede volver a comer picantes, salsas, alimentos condimentados, pero sin excederse.

El paciente puede volver a consumir alcohol pero debe hacerlo con moderación ya que como el hígado estará ocupado metabolizando la grasa de su cuerpo que utilizara como fuente de energía, su tolerancia al alcohol disminuirá considerablemente.

 

Después de los Primeros 2 meses

 

Para entonces el paciente ya deberá estar bien encaminado a la adquisición de hábitos alimenticios adecuados y deberá haber dejado aquellos malos hábitos que lo llevaron a tener que acudir a la herramienta que representa la cirugía bariátrica.

 

Le recordamos que el alcohol y cualquier otro alimento no sólido de alto contenido calórico NO ES recomendable en exceso en ningún momento después de la cirugía ya que afectaría los resultados finales en cuanto a la cantidad de pérdida de peso.

 

Después de los primeros 2 meses, el paciente ya puede comer normalmente cualquier alimento sin molestias pero siguiendo una dieta más saludable y en porciones moderadas. En realidad no hay algún alimento que quede totalmente prohibido pero se debe moderar lo que se come para poder alcanzar con éxito el peso y salud deseados.

 

Es de vital importancia recordar que la Cirugía Bariátrica es una excelente herramienta para lograr una pérdida de peso adecuada que le lleve cerca de un peso ideal y lo aleje de enfermedades asociadas a la obesidad. Sin embargo, se trata de una herramienta y no de una solución “mágica”, el paciente deberá poner de su parte desde primer día posterior a su cirugía para lograr alcanzar las metas y sacar así el máximo provecho a su inversión que se verá reflejada en una mayor cantidad y calidad de vida.

Dieta preoperatoria en Cirugía Bariátrica

Dr. Juan Carlos Andueza
Posted in Uncategorized
recibir-cumplidos-600x350
Dr. Juan Carlos Andueza

Un hecho poco conocido es que además de la dieta posterior a la cirugía bariatrica, también existe una dieta previa a dicha cirugía.

Es importante aclarar que dicha dieta debe ser llevada por aquellos pacientes que cuentan con un Índice de Masa Corporal elevado, por encima de 30.

 

La dieta preoperatoria es tan importante como la dieta postoperatoria, ya que es parte del proceso de preparación necesario para el paciente que se someterá a la cirugía bariátrica.

 

Cuándo un paciente ya está dentro del proceso para su cirugía con nosotros, tenemos que saber exactamente su peso actual para tomarlo como punto de partida en la planeación/duración de la dieta, la cual a pesar de que podría considerarse estricta, en base a nuestra experiencia creemos que es la mejor forma de introducir al paciente al nuevo estilo de vida que está por comenzar.

 

La dieta que damos a nuestros pacientes en la etapa preoperatoria es básicamente una dieta líquida estricta.

 

¿Por qué una Dieta Líquida Preoperatoria?

 

 

Una dieta líquida es esencial para preparar al organismo para que la cirugía sea exitosa y se alcancen los mejores resultados posibles. Sirve como una forma de preparación mental y física del cuerpo para el cambio que representa un nuevo estilo de vida y nuevos hábitos alimenticios. Sin embargo ésto no significa que el paciente tendrá que llevar una dieta líquida de por vida.

 

La mayoría de las dietas líquidas no son aptas como tratamiento a largo plazo para lograr una pérdida de peso considerable; sin embargo, son de gran beneficio para cierto tipo de procedimientos como los de cirugía de obesidad, durante el periodo preoperatorio y postoperatorio. A pesar de ser muy estrictas, los esfuerzos valen bastante la pena, como mencionaremos más adelante en este artículo.

 

Las personas que están a punto de ser sometidos a un procedimiento bariátrico les puede ser solicitada la realización de ésta dieta, la cual será determinada por el cirujano dependiendo de ciertos factores, siendo el principal el índice de masa corporal (IMC).

 

Dependiendo del índice de masa corporal del paciente será el tiempo aproximado que requerirá hacer la dieta antes de la cirugía:

 

ÍNDICE DE MASA CORPORAL

  • 30 a 35 dieta líquida por una semana

  • 36 a 40 dieta líquida de 7 a 14 dias

  • Índices de 40 o más, nos basamos en el peso en kilos del paciente.

¿Qué puedes tomar?

 

Asegúrate de que los líquidos que incluyas en tu dieta líquida sean libres o bajos en azúcar y calorías. La idea es que tu dieta sea alta en proteínas pero baja en grasas y carbohidratos y por lo tanto baja en calorías también.

 

Algunos de los líquidos que puedes incluir en tu dieta son los siguientes:

  • Agua

  • Gatorade®

  • Cualquier otra bebida “deportiva”

  • Crystal Light® , Clight® , etc

  • Café Oscuro, preferentemente descafeinado

  • Jugos de fruta sin azúcar o bajos en azúcar

  • Té/Té helado

  • Gelatinas sin azúcar

  • Caldo (consomé) de res, pollo o verduras (*Ésta será una de las pocas pero importantes fuentes de proteína durante este periodo).

  • Aguas saborizadas.

  • Cualquier Polvo de suero de proteínas, conocido en inglés como “whey”, al 100% combinado con agua o leche desnatada (descremada). Estos productos los puedes encontrar en tiendas naturistas como GNC (Isopure whey protein Isolate®, Myoplex Lite®, Myoplex Carb Control®, etc)

  • Paletas heladas de agua sin azúcar

  • Kool-aid® sin azúcar, Tang® sin azúcar, etc.

  • Sopa/crema baja en grasas

**Puedes utilizar el polvo de suero de proteínas como un sustituto de una comida completa, tres veces al día, complementando con el resto de las opciones durante el día. Mezclar este polvo con leche descremada tiene un mejor sabor que con agua.

**Por tratarse líquidos puede llegar a parecer que no hay forma de excederse pero sí es posible, por lo que debes vigilar que la ingesta total de calorías por día no exceda las 1000 calorías.

 

39186141-300x205

 

¿Por qué es necesaria esta dieta?

 

En el periodo pre-operatorio una dieta principalmente a base de líquidos claros tiene muchas funciones como reducir el tamaño del hígado y ayudar a la limpieza intestinal mientras disminuye el estrés al sistema digestivo.

 

Esta dieta preoperatoria puede significar el éxito o el fracaso de la cirugía. El objetivo principal de una dieta tan estricta es lograr la reducción de tamaño del hígado, ya que todo paciente con un IMC de 30 o por arriba de éste padece de una condición conocida como hígado graso y la dieta permitirá que dicho hígado se “encoja” lo suficiente al grado de permitir al cirujano trabajar adecuadamente al momento de la cirugía al permitirle tener mejor visibilidad en el campo de trabajo.

 

Éste cambio en el hígado se logrará sin duda si la dieta es llevada a cabo al pie de la letra, también se verá reflejado en una menor manipulación de los órganos internos durante el procedimiento y por ende una mejor y más rápida recuperación en el postoperatorio así como una reducción en las posibilidades de complicaciones trans y postoperatorias.

 

Estamos conscientes de que el cambio de cantidades y calidad acostumbrada en los alimentos para pasar a ingerir únicamente líquidos es un cambio drástico tanto físico como mental, pero es muy importante prepararse con ésta dieta para que la operación sea un éxito.

 

Por lo general, después de 3 o 4 días de iniciada dicha dieta el hambre cederá más fácilmente y para prolongar los periodos sin hambre recomendamos ingerir líquidos con fibra como licuados, los cuales además proporcionan más energía.

 

Es posible desarrollar ciertos efectos secundarios como dolor de cabeza o irritabilidad, sobre todo si el organismo se está “limpiando” de ciertas sustancias químicas a las que estaba acostumbrado recibir a través de los alimentos.

 

También puede presentarse algo de constipación/estreñimiento. En estos casos lo que se debe hacer es ingerir suficiente agua pura para mantener un buen estado de hidratación. El objetivo a lograr es que la ingesta se reduzca a sólo 800-1000 calorías por día y con una dieta como ésta es posible lograrlo.

 

Finalmente, la razón principal para llevar esta dieta es romper con los viejos hábitos nocivos y lograr un cambio definitivo y duradero a tu problema de sobrepeso y con certeza te podemos asegurar que la bariátrica te permitirá hacerlo.

Saludos! Estoy inaugurando nueva Web

Dr. Juan Carlos Andueza
Posted in Cirugía Bariatrica, Cirugía General, Cirugía Mini Invasiva, Laparoscopia Avanzada, Laparoscopia Ginecologica

Dr Juan Carlos Andueza: En busqueda de una mayor interaccion, este año 2018 estoy estrenando nueva pagina Web y nuevo Blog con el objetivo de acercarte la informacion que necesitas, actualizada, completa, dinamica y sobre todo, personalizada, para que de esta manera fortalezcamos el contacto que venimos teniendo gracias a las crecientes redes sociales. Continue reading «Saludos! Estoy inaugurando nueva Web»